Aproximación a una crisis

Aproximación a una crisis

Crisis financiera

Crisis de materias primas

Crisis social

Revolución o cambio

En este documento intento analizar tanto la crisis financiera en sí, como los contextos sociales de un crecimiento indefinido y una falta de adecuación de las instituciones.

Llego a la conclusión, de que aquellos países endeudados, van a sufrir mucho.

España en concreto, creo que ha pasado un punto de no retorno. EEUU, en principio, creo que no ha pasado el punto, de no retorno mencionado, pero posiblemente, debido a las presiones de los grupos económicos, que quieren salvar su situación, pasen ese punto de no retorno.

No tengo estudiados otros países endeudados, pero estimo que alguno más puede entrar en el club, de o cambio o revolución, porque ¿cómo le podemos llamar a que en España el estado pueda llegar a ser insolvente con las pensiones?.

Crisis financiera

Aunque no soy economista, ni siquiera inversionista, mi afición a la economía y a la historia, me ha permitido observar la evolución de la crisis, digamos con otros ojos. Lo observo desde una perspectiva más global y menos especializada, digamos que no conozco muchos árboles, pero veo el bosque.

Había observado, que la economía estaba como en el aire, que todos, íbamos de ricos; se le echaba a culpa al €, pero no me encajaba; los ajustes o redondeos iniciales, era una cosa, pero pagar todos los días 2€ por un café, quejándose de cómo han subido las cosas, es otra cosa muy distinta. Si tu lo pagas, es porque puedes, sino te vas al de al lado, que vale 1€. Pero la gente no dejaba de gastar y hasta alteró el funcionamiento familiar, dando lugar a lo que la difunta Carmen Rico Godoy llamó “Mamá Hotel”. Las familias se permitían que los hijos no colaborasen en el sostenimiento de la casa y se quedasen todo el sueldo, con lo que provocaron un cambio social sin precedentes, al retrasarse muchísimo la edad de matrimonio, con las consecuencias añadidas de una generación perdida(antes había una generación cada 20 y ahora cada 30; en 60 años, antes entraban 3 generaciones, hoy solo dos), por el retraso del matrimonio y otra funcionando con parámetros no muy claros, como que económicamente es absurdo el matrimonio, pues la pareja vive mejor con sus respectivos padres.

Cuando la crisis de los puntocom, esperaba un reajuste y seguí el proceso de aquella locura.

Algunos economistas americanos, hablaban de una doble caída de la bolsa y esta no se produjo, en parte por las medidas institucionales.

Siguiendo el proceso, cayó en mis manos un gráfico del DOW JONES, desde los años 20, vamos el histórico (pueden verlo en yahho.com, finanzas).

Ese gráfico me “habló”; me dijo que desde 1985 algo había metido dinero en el sistema y había inflado la bolsa. Si hubiese sido un proceso cíclico, se hubiese repetido en varias ocasiones, pero no. Nunca antes se había pasado de un nivel de 2000.

1- Se ha generado dinero por algún mecanismo

2- La caída de la cotización puede arrastrar a más de un estado

Cuando pasó la crisis de los puntocom y la cotización rebasó los niveles de antes de la crisis, no salía de mi asombro. Me acuerdo que hubo gestores de fondos, con planteamientos “clásicos”, que tuvieron que dejar el mercado, expulsados por los abanderados del nuevo paradigma y empezó a penetrar entre mucha gente, que cosas como el ahorro, son cosas del pasado, pues la nueva economía era capaz de sustituirlo o generarlo. Pero personalmente lo percibía, como que alguien se ha subido encima de una escalera, pone una silla y se pone de pies haciendo equilibrios en el respaldo de la silla. Desde esta perspectiva, daba igual quien tirase al equilibrista, si un golpe de viento o un simple estornudo.

Cuando empezaron a llegar las primeras dificultades en EEUU, no creí que empezaba el desinfle y que coincidió con la salida del ladrillo, de aquellos constructores que eran realmente empresarios y no ladrilleros, aunque algunos les ha pillado la crisis financiera, que no la esperaban.

Cuando en agosto del 2007, los bancos centrales tuvieron que apuntalar el sistema financiero, quedó al descubierto el fallo del sistema.

Continué observando y noté que nadie tenía una visión global; algunos como el Banco de España, se estuvo preparando, aunque quizá no sabía por dónde iba a romper el “saco”.

La gente empezó a criticar al anterior presidente de la FED de EEUU, como el culpable, por el exceso de liquidez que introdujo en el sistema, para atajar la crisis de los puntocom. Esta tesis no me convencía, pues el mencionado gráfico, me indicaba que la liquidez era previa y por otro lado, en cuanto se calmó el mercado, empezó a subir la tasa de interés, de manera suave y continuada, para que el mercado pudiera adaptarse y no sufriera sorpresas, con lo cual, se le acusa de que esa subida, generó la crisis de las subprime. Si no hubiese sido la subprime hubiese sido otro (si no fue un viento, fue un estornudo lo que tiró al equilibrista).

En 2005, Alan Greenspan, bautizó como “conundrum”(enigma), que la Fed subiera la tasa de descuento a corto y en cambio los bonos a largo plazo, se estabilizaban o incluso bajaban.

El exceso de liquidez, es lo que ha originado esto y así lo ha reconocido el FMI o Emilio Botín, cuando ha dicho que ha habido una borrachera de crédito, pero no he encontrado ninguna explicación a esa liquidez y mientras no se encuentre la “fuga de la tubería”, esta no se puede reparar.

Observé, que siempre aparecían los bancos de inversión, en medio de los problemas y que la causa, podía ser, no una cosa sino la interacción de varias, lo cual le hace notablemente más difícil su localización.

No conocía el funcionamiento de los bancos de inversión, aunque me los imaginaba como los bancos españoles, pero dedicados “al por mayor”, grandes operaciones en vez de pequeños préstamos. En una ocasión leí, que los bancos comerciales dependían de la FED, mientras los de inversión dependían de la SEC. Curiosos los americanos, pensé. La luz en el camino de Damasco, se me hizo, cuando se autorizó a los bancos de inversión ir a por liquidez a la FED; fue entonces, que me di cuenta, que los de inversión, no tenía que compararlos con los comerciales españoles, sino con la banca privada.

En definitiva, los bancos de inversión no sufrían los controles equivalentes al Banco de España (la FED), sino los controles equivalentes a la CNMV (la SEC), como cualquier empresa que cotiza en bolsa. Recordé que los bancos comerciales tienen limitaciones, en la concesión de créditos, tanto por razones de seguridad (respaldo del capital propio) como de liquidez, pues es una forma de generar dinero.

Verdad es, que los bancos de inversión no recogen dinero de la gente, abriendo cuentas con el dinero depositado, como los comerciales, pero sí abren cuentas a los clientes, con las líneas de crédito que les conceden y esto sí crea dinero, pues un mismo dinero puede estar anotado en distintas cuentas, apoyándose, en la no simultaneidad en la demanda de los créditos.

Pero este factor, no es decisivo, por la lentitud de generar dinero que podrían tener en comparación con los comerciales y siempre ha estado presente; ¿que otro factor, ha sido el catalizador?. Aquí recurrí a la experiencia personal y la intuición y pensé en el ordenador, pues por aquella fecha, tuve mi primer ordenador.

¿Qué pasa, si a la gestión por carta o papelitos, lo agilizamos mediante ordenadores y sus redes? Pues que aumentamos la capacidad de generar dinero.

Eso está ocurriendo en la banca comercial con las tarjetas de crédito o débito, pues mientras la gente utiliza el plástico, el banco puede utilizar el papel, siendo las operaciones simples transferencias entre cuentas. Pero aquí se ve lastrado por el enorme costo de las tarjetas, los cajeros y terminales, aunque parece que se está acercando a alguna masa crítica, que les permite abaratar comisiones y ampliar la red de cajeros y terminales. Y ese dinero que queda en el banco, al final se encuentra con las limitaciones crediticias de los bancos centrales.

Pero lo grave, no ha sido la generación de liquidez, sino sus repercusiones y el fallo de un mecanismo: el IPC.

Si esta liquidez llega a la calle, dispara el IPC y en consecuencia los bancos centrales empiezan a drenar esa liquidez. Pero ese dinero de los bancos de inversión no llegó a la calle, sino a las altas oficinas de los rascacielos, es decir a las empresas; y encima, como ha sido un proceso lento, se ha generado la idea de que las cosas son así, llegándose a conceptos muy extendidos como “la bolsa siempre sube”, “en bolsa no importa que una empresa vaya bien” y algunos otros, que vistos desde fuera, son autenticas aberraciones.

Esto origina una disponibilidad crediticia a las empresas, y un funcionamiento piramidal de la bolsa.

Esta liquidez, termina llegando a la calle, en forma de créditos hipotecarios, pero como los pisos no entran en el “coste de la vida”, ni políticos ni bancos centrales intervienen.

Visto en perspectiva, si en el IPC hubiera entrado la vivienda, las alarmas hubieran sonado hace tiempo, pero el IPC es heredero de la famosa cesta de la compra, que luego ha ido modificándose, pero sin meter el principal coste de una familia, después de la comida, que es la vivienda y apunto ha estado incluso de ser superior a la comida.

“La gran liquidez existente puede estar originada por los Bancos de Inversión, en combinación con las nuevas tecnologías”

¿Porqué la escasez de dinero que hay ahora?. Porque la máquina que originaba esa liquidez, se ha parado, pero me gusta más la imagen del espejo. Los bancos de inversión creaban espejos, que te reflejaba el dinero de otros, pero tú poseías ese espejo y por tanto, creías poseer ese dinero. Al caerse de la escalera, se han roto algunos espejos, pero esa gente tiene anotado en algún sitio que tienen el dinero del espejo y el que tiene la anotación, tiene que entregar ese dinero, si se lo requieren. El problema es que hay mucho dinero de espejo, que va a desaparecer, a medida que se sigan destruyendo espejos, mucha gente, empresas y estados, verán destruidos sus dineros, porque estaban colocados en espejos.

La bolsa, es un ejemplo de espejo. Cuando sube, crea dinero y cuando cae, destruye dinero. Si mañana se rompe la bolsa, se rompe el espejo (IBEX a 1.500), pero no solo perdería el inversionista, también perderían los que hubiesen prestado con garantías sobre las acciones, porque de repente te encuentras que eres propietario de unas acciones que no quieres, a unos precios ridículos.

La rotura de los “espejos”, está absorbiendo la liquidez.

Lo que en el fondo se está dirimiendo, es quién se queda con el dinero y quien con los trozos del espejo.

Este asentamiento, de momento se está haciendo lentamente, gracias a los bancos centrales que han dado tranquilidad al mercado, pero seguirá el proceso de destrucción de espejos, durante un tiempo 2/3 años, sino se produce un descontrol y es todo brusco.

A todos no afectará por igual, aunque todos sufrirán más o menos.

Si yo te presto dinero, para algo importante y te lo gastas en juegos y te quedas arruinado, yo perderá ese dinero, pero tú, lo vas a tener muy crudo para comer. Pues lo mismo va a ocurrir entre empresas y estados. Aquellos que han gastado mucho, con dinero ajeno, pueden dejar un montón de “pufos”, pero les van a negar el pan y la sal.

¿Cuanto tiempo, puede aguantar las empresas de EEUU y el propio estado, recurriendo al dinero de fuera, además en un momento, por decirlo finamente, complicado?.

Me puedes alegar, que lo prestado, prestado está; pero, ¿puedo hacer frente a los vencimientos?. Esta falta de dinero, va a incidir sobre el consumo y este sobre el PIB, con lo cual, la deuda externa de un país, puede incrementarse en proporción a su PIB, por una posible caída de este.

Repasemos el funcionamiento de un crédito.

Con un sueldo de 2000€ mensuales, pido un préstamo de otros 2000, para gastar. Ese mes dispongo de 4000€ de gasto, sobre todo en gasto “periférico”, pues al básico, ya le estabas haciendo frente (luz, agua, comida, transporte, vestido…). Vas repitiendo la operación.

Fijarse, que al ser una cantidad relativamente pequeña, tu capacidad crediticia aguanta un tiempo, lo cual hace que te acostumbres a ese ritmo de vida. Si eso la hace una familia, no hay ningún problema; irá pasando, por las cuotas de los préstamos, de 4.000€ a 3.500€ y luego a 3.000€. Va a ir notando, que cada vez vive peor. El problema viene, cuando se le acaba el crédito (pongamos, cuando la cuota a pagar alcanza el 50% del sueldo). En ese momento, pasa de 3.000€ a 1.000€. La situación se vuelve crítica, pues hay que recortar de lo básico.

El problema viene, cuando esto lo hace una comunidad. Si la mitad de ella, hace esta operación, los servicios que se han ido montando para satisfacer ese gasto periférico, caerán bruscamente y los básicos notarán la restricción. El problema, aunque serio, no toca la estructura de la comunidad, mientras el dinero prestado, lo haya sido de la misma comunidad; va a haber un problema social (unos tendrán más y otros tendrán menos), pero los impuestos y la demanda de servicios, es mantenida, por la otra parte de la comunidad.

La cosa se agrava, si el dinero viene en todo o parte de fuera de la comunidad. Cuando llega, infla más las expectativas de la comunidad (alquileres, costos de los servicios…), pero cuando se corta el crédito, el efecto es más depresivo, con el agravante de que reduce la recaudación de impuestos de la comunidad y rebasado cierto límite (la no cobertura de los compromisos, de la comunidad: sueldos, pagos de servicios y obras ya realizados o comprometidos…), puede colapsar la institución.

Me he inventado una prueba de estrés, de esas para verificar la adecuación de una empresa o institución a una problemática dada.

Coja los activos de su empresa. Quitar el último digito (dividir por 10). Esperar 6 meses y multiplicar por 6.

Premio, si lo soporta su empresa. Tiene bastantes posibilidades de pasar el trance.

No puede. Revise si es posible hacer algún tipo de adecuación presupuestaria, contable, o simplemente vender activos, en el planteamiento de tener liquidez y no sufrir minusvalías.

Me pueden decir. Que bestia….

Pero, es la consecuencia lógica de lo que he ido desarrollando. Si los valores han estado sobrevalorados, en una crisis generalizada, donde además la liquidez es el problema, es esperable una brutal caída de los precios, aunque pasada la fase crítica, se estabilicen en algún lugar intermedio. Pruebe con otros porcentajes, la que juzgará, no será la prueba, sino la realidad, si llega a materializarse.

Crisis de las materias primas

Esta abundancia de dinero, ha coincidido con el surgimiento de los llamados países emergentes (Brasil, China, India, Méjico) y en parte inducido. Si los países desarrollados, no se hubiesen sentido ricos, no habrían admitido el desmantelamiento de parte de sus sectores industriales, que se han trasladado a estos otros países. Pero la situación fue aceptada, como algo normal y permitió un desarrollo brutal, en estos países, que de todas maneras, se hubieran desarrollado, pero de forma mas lenta y siempre mas expuestos a las problemáticas internas (redistribución del poder, cambio de costumbres, incremento de la población), que son arrinconadas, por este fuerte crecimiento.

Otro factor a tener en cuenta, es la importación de deflación, pues al traer productos más baratos, compensaba la mayor inflación en otros sectores.

Otro factor, aunque este es social, es la inmigración, hacia estos sitios, que se habían hecho más ricos, gracias al endeudamiento.

Estos países emergentes, tienen la característica de una gran población, pues ellos vienen a suponer, prácticamente la mitad de la población de la tierra.

En un principio, empezaron a demandar, las mismas materias primas, pues ellos eran los nuevos fabricantes, incrementado por una mayor demanda de esos productos, al ser más baratos y por los recursos necesarios para construir las nuevas fábricas.

Con el paso del tiempo, el número de fábricas en los países emergentes, se disparó y en consecuencia la demanda de las materias primas a lo que se añadió, una fuerte demanda interna de esos países: carreteras, viviendas, luz eléctrica etc.

Cuando la situación económica de la gente mejoró, mejoraron su situación alimentaria, lo que unido al resto de las materias primas, creó una fuerte demanda, que hizo subir los precios.

Ese barril de petróleo, que nuestros hijos queman en una noche de fiesta en fiesta o nosotros en un fin de semana, lo necesita una fábrica china, para seguir funcionando. Tú tienes que competir con los 100 obreros de esa pequeña fábrica. De momento, ganas tú. Tienes el dinero, pero cada vez que compras un producto de ellos, poco a poco van metiendo el valor del barril de petróleo, con lo cual dispondrán de dinero para comprar más barriles y tu pagarás más caro los dos barriles que usas (el del coche y el de los productos que les has comprado). Llegará el momento, que no tendrás dinero para el coche y para comprar sus productos.

Cuando la demanda de productos energéticos, se disparó, occidente se dio cuenta de su dependencia, de una droga llamada petróleo y la intentó sustituir por los biocombustibles, lo que originó una brusca demanda de ciertos alimentos, cuando el excedente agrícola había menguado, por la mayor capacidad adquisitiva de estos países emergentes y como consecuencia, una fuerte carestía de ellos, lo que ha puesto a algunos países al borde del desastre.

¿Cómo se puede hacer frente a la crisis de las materias primas?

Revisando costumbres y hábitos, antes de que lo hagan los precios.

Es el momento de cambiar de una sociedad de consumo a una de uso y esto requerirá, profundos cambios, de costumbres sociales y de normas legales.

Para coger un poco de perspectiva, hay que tener en cuenta dos libros clave.

La Hipótesis GAIA, de Lovelock y un libro relacionado El Atlas Gaia de la gestión del planeta, nos plantea un nuevo enfoque y podemos ver y sentir, que estamos actuando como una plaga, con crecimientos exponenciales y que o revisamos los criterios o tendremos el final de toda plaga. Esto nos indica, que periódicamente tenemos que revisar nuestra actuación (por las buenas o por las malas).

Pongo un ejemplo. El sistema de aire acondicionado de una gran ciudad, se basa en sacar el calor de un local, a la calle, mediante un circuito refrigerante similar al del frigorífico, mediante un motor eléctrico. La instalación de equipos de aire acondicionado es tan alta, que los picos de demanda de energía eléctrica, es superior en verano a la de invierno, cuando se supone que tienes puesta la calefacción, aunque verdad es, que la calefacción, no solo depende de la electricidad, mientras que el aire acondicionado, si.

Instalados millones de equipos de aire acondicionado, en el momento de mayor calor, están echando a la calle, gigantescas cantidades de calor, incrementado por los millones de motores en funcionamiento de esos mismos equipos. A su vez, los locales, no suelen estar preparados para luchar contra el calor (grandes cristaleras…) y suelen tener, un montón de motores funcionando (congeladores, frigoríficos, ventiladores….), que generan más calor, al intentar mantener una temperatura (el clásico congelador, que no para su motor, en época de calor).

Todo esto, lleva como consecuencia, que tarde o temprano, aparezca en el mercado una escafandra térmica, para poder ir por la calle (ya tenemos el aire acondicionado en el coche); lo cual no dejaría de ser un absurdo, pues supondría más motores funcionando.

Todos hemos sufrido, ese aparcamiento expuesto de forma inmisericorde al sol, que para subirte al coche, tienes que airearle y mirar donde te apoyas, para no quemarte y los que tienen aire acondicionado, lo ponen unos minutos antes de subirse. Todo esto sería innecesario, si el aparcamiento estuviera provisto de arbustos grandes o pequeños árboles, que le cubriesen parcial o totalmente del sol.

Otro ejemplo- Los impuestos a la compraventa de pisos. Me van a decir, que diablos tiene eso que ver, con la energía. Mucho.

Al comprar un piso, pagas el equivalente al IVA, pero como Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. El transformar este impuesto, puede reducir el consumo de gasolina, pues puede permitir a los propietarios, acercarse al lugar de trabajo. No puedes cambiar de piso, cada cuatro o cinco años, porque trabajarías exclusivamente para pagar los impuestos, pero sin renunciar del todo al impuesto, tu pagarías, por el exceso de valor del nuevo piso, si hubiese más valor; si dejas un piso de 200.000€ y compras uno de 300.000€, pagarías solo por el exceso de 100.000 y si fuese al revés, no pagarías nada; esto daría mucha movilidad a las familias, para ajustarse a las distintas situaciones laborales y de hijos, sin tener que arruinarse a impuestos o a consumo de gasolina. Me dirán, que si eso cambia, el estado pierde dos impuestos, el del piso y el de la gasolina, pero aquí se plantea, quién tiene que servir a quién.

Pongamos la situación en EEUU.

Allí, la gasolina no paga el impuesto especial, con lo cual han montado una sociedad, que derrocha gasolina.

El mero hecho de anunciar un impuesto sobre la gasolina, aplicado de forma gradual y destinando el impuesto los primeros años, a renovar el parque automovilístico, hundiría brutalmente el precio del petróleo, siempre que no fuese un simple farol. La otra alternativa, que le queda, es una mini guerra con Irán, que pondría el petróleo a 500$, lo cual reduciría brutalmente el consumo y EEUU, pasaría a autoabastecerse. En ambos casos, se consigue el efecto de reducir el déficit comercial y el de balanza de pagos. La opción es discrecional.

Crisis social

Otro libro, es la Tercera Ola de Alvin Toffler, que nos va a ayudar a entender los cambios sociales, que se avecinan, mezclado con las clásicas tensiones sociales.

El planteamiento de él, es muy sencillo. El mundo ha tenido tres grandes momentos de cambio. La primera Ola, sería la aparición de la agricultura. La segunda, sería la revolución industrial y la tercera sería lo que se está cocinando ahora. Utiliza la palabra Ola, porque es más flexible que el termino frente u otro. Una Ola puede adelantar a otra, cruzarse o chocar.

Un Tuareg, hablando desde el camello, con un teléfono por satélite, que carga sus baterías con paneles solares, sería un ejemplo de conexión de primera y tercera Ola, sin pasar por la segunda, aunque habría quien pondría en duda, si el nómada del desierto, pertenece a la primera, aunque creo que si, pues aunque no practicase, la agricultura, sí practica, la ganadería y el camello es testigo.

El choque entre olas, se produce por funcionar con distintas escalas de valores y por tocar los antiguos esquemas de poder.

Desde esta perspectiva, las guerras carlistas del s.XIX y la guerra civil, podrían quedar englobadas en el choque entre la primera y la segunda Ola, el mundo agrario defendiéndose y el mundo industrial, que avanza. Podría incluirse también la Guerra de Independencia, en la medida, que los afrancesados, no dejaban de ser los abanderados del cambio.

Como nota curiosa: Mientras el General Mola, era un agrarista puro (Salazar en Portugal), Franco era una “progresista”, que en cuanto pudo industrializó el país.

Matizo la palabra progresista- Es el que quiere el progreso (la industrialización), aunque luego se lo arrogó la izquierda, la burguesía liberal, también era progresista.

Contrasentidos de la historia. Un industrialista, abandera un movimiento agrario; tenemos otro caso, muy famoso- Napoleón. Siendo antirrevolucionario, se ve al frente de la revolución.

“Si el rey me hubiera dado los cañones, a esa chusma la enderezo yo”. Eso más o menos llegó a decir al principio del proceso revolucionario.

Y todo esto, a cuenta de que viene. Que si estamos cambiando de Ola, las estructuras mentales y sociales tienen que cambiar.

El pequeño empresario agrícola, no entendía cobrar el paro, porque no tenía gastos fijos y tenía huerto, con el cual sobrevivía.

Hay muchas formas mentales, que tendremos que cambiar. ¿Habrá jubilación en el sentido actual o recibirás un dinero, pero seguirás trabajando, según tus posibilidades de cada momento?

Fijarse, las grandes estructuras actuales, son del periodo industrial. La escuela, los sindicatos, la forma del ejército, el concepto de estado y muchas más cosas, que creemos inmutables, porque las hemos visto toda la vida, pero que se enfrentarán a una fuerte revisión.

En Europa, Napoleón dejó su impronta, con los sistemas de titulación y de funcionariado; ¿seguirán así? ¿se transformarán? O simplemente ¿serán sustituidos?.

El matrimonio, en el mundo musulmán, es un asunto privado, quizá por no desarrollar complejas estructuras de estado, mientras que en nuestro mundo, es un asunto público, en el que interviene un representante del estado.

¿Como será lo que va a surgir? Lo veremos sobre la marcha.

Vemos que se realizan muchos cambios, pero muchos de ellos, son simples lavados de cara, porque la institución, es la que queda desfasada.

Hasta no hace mucho, las líneas de autobuses se veían vinculadas al tren. El reparto de paquetería, lo ibas a recoger a la estación. Hoy día, a nadie se le ocurriría vincular una línea al tren, ni montar un reparto de paquetería con base en el tren, pero si miran las concesiones de las líneas de autobuses, hasta los años 70 tenían esa vinculación y tu tenía que ir por un paquete a la estación.

El tren, en vez de exigir que los demás dependan de él, se ha centrado en aquellos segmentos del mercado en que es fuerte, como en el transporte masivo de mercancías y pasajeros, gracias a tener unas líneas exclusivas, las vías.

¿Porque este vínculo con una crisis económica?

Mientras las cosas funcionan, nadie las toca; todo el mundo ve la disfunción, pero nadie se mete a arreglar el asunto. Tráfico, sabe con el ordenador, si tú tienes carnet de conducir, pero sigue la exigencia de llevarlo, como cuando no había ordenador, ni medios de comunicación.

Esto ocurre en todos los órdenes de la vida, porque las instituciones, proceden o se amoldaron a la sociedad industrial.

Al ejército, ni se le ocurre pensar en universitarios, como soldados; verdad que han dado un gran salto desde el sargento chusquero, pero todavía no entra en ese otro nivel. En Canadá, los universitarios, durante el verano, trabajan de bomberos forestales, para pagarse sus estudios; nuestro sistema en vez de favorecer eso, vamos en contra de ello, porque la universidad era la que justificaba a una capa social, su permanencia en el poder y ante el asalto democratizador de la universidad, se defienden con unos periodos largos de estudios (el dinero siempre es un filtro) y con el “pedigree”.

Hasta ahora, en una euforia económica, se mantenía a los hijos en la universidad, pero ahora, simplemente, no podrán; tampoco la sociedad podrá aguantar el tremendo costo que supone toda la estructura universitaria. ¿Cuántas universidades cerrarán? ¿Se puede mantener 10 años, a un muchacho estudiando, cuando en otros países 3-4 años titulan, para igual cometido? y es que, también en la enseñanza entró el consumo.

Todos estos cambios estructurales, no solo será necesarios hacerlos, sino que se necesitarán emprenderlos para mantener la esperanza en la sociedad; que la gente vea que hay un rumbo y lleva a algún sitio (ni mejor, ni peor; distinto).

Revolución o cambio

A la muerte de Franco, en lo que ha dado en llamarse, la transición, se planteó la disyuntiva entre las fuerzas exógenas al franquismo de cambio o ruptura. Aquí con la gravedad de la situación económica y social que se avecina, solo es factible desde los grandes cambios y si estos no se producen, es cuando se puede descontrolar esto (la revolución), porque se pierda la confianza en las instituciones. Cuando la crisis de los puntocom, el presidente del Banco Mundial, hizo una declaraciones muy significativas, que encajarían mucho mejor en el momento actual-

“No me preocupa, que millones de personas se arruinen; me preocupa, que se pierda la confianza en las instituciones”

Como va a entender la gente, los alargamiento de la vida laboral y una posible ruptura de la caja de pensiones, mientras se intenta mantener a empresas, con la excusa que sea y esos sueldos de alcaldes y asesores.

El toque a rebato, posiblemente lo de un banco suizo (UBS), pues un pequeño, aunque rico, país, no puede aguantarlo. En EEUU, de los grandes bancos, van a quedar muy pocos, pero la FED, tiene más capacidad de maniobra y puede hacer una caída controlada.

En España, con el crédito cortado y la construcción parada, no tendríamos que escandalizarnos con un 25% de paro.

A Diciembre del 2008, los ayuntamientos y autonomías, tendrán graves problemas para cerrar el 2008 y hacer un presupuesto creíble para el 2009, con toda la financiación cerrada (con alguna pequeña excepción).

La gran caída, va a ser el consumo, que dejará seco al estado y a la bolsa en el 2009.

Independientemente o con la caída de algún gran banco a nivel mundial, la economía española puede entrar en un “ICTUS” económico; la causa, puede estar, en que las distintas administraciones no puedan hacer frente a sus compromisos. En Cantabria, a nanoescala, tuvimos un pequeño adelanto hace años, con los coches del gobierno regional sin seguros y las gasolineras no fiaban a los coches del gobierno regional: eran tiempo de Hormaechea.

En este caso, las sinergias de los fallos en los compromisos, pueden ser mucho más severas.

Las posibles salidas, aparte de lo ya adelantado, en la 2ª parte.

Deja un comentario