El cristianismo: religión oficial

La religión surge para dar explicación a sucesos, como el día y la noche (calor y frío).

El día se representa con un Dios supremo (no confundirlo con único) ; la oscuridad con el diablo (lucifer- el que porta la luz (¿el que se la lleva?); pero entre esa oscuridad cruza la luna (con más o menos luz).

En el antiguo Egipto, Osíris era el Dios solar y por tanto supremo; Isis la diosa (lunar); Seth el Dios de la oscuridad (que derivará al diablo o el mal)

Osiris es destruido por Seth , pero Isis se pasa recogiendo los restos de Osiris y le devuelve la vida (el amanecer)

Fijaros que pocos cambios en 4000 años: Dios-Jesus versus Osiris; la virgen María equivalente a Isis; Seth equivalente al diablo; puede variar el nombre pero no la función.

Ra, Atón, Jupiter, Zeus…. son dioses solares: Iupiter- día padre o padre día . De la lista que cito solo uno se diferencia Atón, porque no es un Dios Supremo, sino un Dios Único, que no admite a los demás dioses; el origen del monoteismo.

Después de de estos renglones de Teología Atea, pasamos a los Dioses menores, que representaban a grupos o tríbus y que eran mas o menos poderosos, en consonancia con el citado grupo, y que viene dado por su tamaño y por el concepto de equipo o coordinación dentro del grupo y que tiene el nombre de sinergia.

Esto nos explica que lo militar y lo religioso fueran unidos y que los emblemas de las legiones tuvieran un sentido religioso.

Había escrito sobre la caída del Imperio Romano, como una caída de la productividad agrícola, que hizo deteriorarse las ciudades y cerrarse canteras y minas, lo que deterioró las disponibilidades de armas y lórigas de las legiones. Al ser más sensibles a las derrotas, se deteriora la fuerza religiosa de sus emblemas.

Ya para este momento el Imperio estaba repartido entre dos emperadores y dos cesares y a Constantino le vino bien políticamente apoyarse en el cristianismo, sustituyendo el águila por la cruz, vendiendo políticamente el cambio como una esperanza y reunificándo el poder.

Para ello necesita un solo cristianismo, no las diversas interpretaciones que existían; se fijan los textos (evangelios canónicos) y se reescriben en algún caso.

La principal reescritura gira alrededor de Pedro.

Este nombre ni es judío ni cananeo, es latino; no existe ningún miembro de la familia de Jesús, con ese nombre. Es en este momento que se hace este enlace (Simón —>Pedro) y hacen un juego de palabras, con consecuencias hasta hoy día, tanto por la existencia del Vaticano, como del lío entre Pedro y Piedra (Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia).

Este pequeñito cambio, traslada de Jerusalen a Roma («casualmente» la capital del imperio) la base religiosa del cristianismo; conlleva adaptar los textos para «justificar» la participación romana en la crucifixión y mirar los textos con otro ángulo.

Un ejemplo- el legionario bueno: es aquel que le acerca en la punta de la lanza, una esponja con agua y vinagre; si observamos que el objetivo de esto era prolongar su agonía, no se entiende lo de bueno.

Lo de Pedro tiene también otro hecho no tan visible, incorporar a Jupiter al cristianismo. Para llegar a esto necesité ayuda; ya sabía que los «San» sin apellidos no son santos son antiguos dioses que se cristianizan bajándoles a la categoría de santos o son restos militares que se los adjudica la iglesia constantiniana. También sabía que Pedro no es piedra, que sería Pietro. Fijarse,»Perez», se explica como hijo de Pedro, pero se puede explicar como hijo del padre o hijo de Pero (en la historia tenemos al almirante Pero Niño), que enlaza con el francés «pere–>padre»

Cuando me lo comentaron lo de Pedro y Jupiter, inmediatamente lo acepté cuando hice el vinculo con el Peter inglés (suena piter). Los ingleses tienen una lengua anglosajona (raíz germánica) pero tienen muchas  muchísimas palabras latinas, fosilizadas en sus sonidos. Un ingles no sabe como se escribe una palabra hasta que no lo ha visto; un español puede leer una palabra aunque no sepa su significado (escantillar, arriostrar…)

 

 

Lacharola.com

historia@lacharola.com

Acerca de Egui

Un maestruco en activo, con 33 años en activo y de momento y aunque parezca mentira, sin idea de jubilarse; cuido de una enorme finca y tengo una biblioteca. Como todo, la información caduca. Ya estoy jubilado con 38 años de servicio
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.