El accidente de Santiago y la crisis

No voy a escribir, sobre la incidencia del accidente en las ventas del AVE en el exterior, tan necesarias ahora, en este entorno de crisis, sino de la falta de retroalimentación del sistema.

Perdonen los ingenieros, pero a veces sus fallos son más visibles.

Hace muchos años…., me di cuenta de que varias muertes estaban ocasionadas, por una mejora de carretera y sus victimas eran peatones. Una carretera normal, se transforma en doble carril y una parada de autobús quedaba aislada del punto de destino y era una época en que los españoles todavía no nacían con ruedas en el culo. Consecuencia- varias personas, que iban a trabajar, cosa cada vez mas rara, hoy día, dejaron de pagar impuestos (por aquello de que solo hay dos verdades: la muerte y los impuestos).

La zona quedó totalmente aislada para acceso peatonal.

Otro caso: cuesta en curva, carretera nacional plan redia, por tanto dos carriles de subida; cuando terminan los dos carriles, el lento se incorpora al rápido, pero se olvidan de poner gente que empuje a  esos camiones que van resoplando cuesta arriba, para que se vuelvan rápidos; como consecuencia, un coche que subía “ligero” por su carril, se encuentra con un gran camión incorporándose al carril rápido, con la velocidad que llevaba en el lento. Como salida al problema, intenta adelantarle encontrándose con un autobús en dirección contraria, pero que iba por su carril; consecuencia: se incorpora a las estadísticas y deja de pagar impuestos.

Otro caso: para librar un pueblo hacen un trazado nuevo, pero el proyecto se hace en dos fases y la segunda fase se retrasa, quedando un cruce (que se tenía que haber evitado, con el puente para la segunda fase), después de una curva, con carril doble y cambio de rasante; después de que alguien dejo de pagar impuestos, eliminaron el doble carril de subida, hasta que hicieron el puente.

Todo esto lo asocio con una forma de mentalidad, que expuso  un concejal del ayuntamiento de Madrid, con motivo del incendio de  una discoteca en Madrid, que monto una buena barbacoa (discoteca Alcala año 1970/71.
El concejal argumentaba ante el juez, que inspeccionar era su derecho y el juez le tuvo que explicar, que era su obligación.
 
 
A qué viene todo esto con lo de Santiago: que los sistemas de seguridad se hacen para emergencias y una distracción del conductor “es una emergencia”.
Hace 30 años, en el metro de Madrid, quitaron al ayudante del conductor pusieron un sistema de seguridad con balizas que indicaban la velocidad máxima que podía llevar la unidad de metro y era muy frecuente notar que se paraba el metro y arrancaba inmediatamente, pues el conductor se manejaba en un estrecho margen de velocidades, entre el cumplimiento del horario y la limitación de las balizas; incluso se planteó la posibilidad de no tener conductor, que fue desestimada. También se planteó que fuese el metro conducido por la electrónica y el conductor, solo para emergencias, pero estimaron que era mejor que condujese el hombre y supervisara la máquina, que ni se cansa ni se distrae.

Volviendo a Santiago: sobre el conductor confluyen varios factores, despiste de tramo y llamada telefónica, pero para todo esto, está el sistema de seguridad. No se si los periodistas dan la información correcta, (sistema de seguridad que se activa cuando supera los 200, en un tramo de 80, una sola baliza a la entrada del tramo, sin tiempo de respuesta) y es que el problema es que es el punto de conexión entre estructura AVE y convencional, alguien decidió un cambio sobre el plan inicial y alguien lo firmó técnicamente sin revisar las consecuencias.

Por favor, tiene que haber responsables políticos y técnicos; tienen que ser juzgados y condenados aunque sean con un ingreso en prisión de una semana, para que vuelva a funcionar el sistema de responsabilidades en todos los casos y que las firmas no son un derecho, sino una obligación.

 
Lacharola.com

Egui:  historia@lacharola.com

Acerca de Egui

Un maestruco en activo, con 33 años en activo y de momento y aunque parezca mentira, sin idea de jubilarse; cuido de una enorme finca y tengo una biblioteca. Como todo, la información caduca. Ya estoy jubilado con 38 años de servicio
Esta entrada fue publicada en La Gran depresión del 2008. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario