San bicent de la barcera

Este texto, aparece en un sello medieval y que durante un tiempo, fué usado como escudo de la villa.

Como había mencionado en otro escrito, hay que militarizar la toponimia y a ello me ha ayudado este texto.

Empezé a darle vuelta, al hecho de que recordaba a doscientos; averigué que el manípulo (dos centurias), fué durante mucho tiempo, la unidad básica de combate y maniobra, hasta que para repeler los ataques en masa de galos y germanos, se adoptó la cohorte.

En Cantabria, todas las zonas tienen su Vicente y suelen tener un San Martín próximo. Incluso tenemos un San Vicente de León (Valle de Iguña) y como es sabido, el topónimo León, deriva de legio, por eso tiene ese nombre la ciudad de León, porque estuvo allí acantonada la legio VII ( me parece); entonces este destacamamento era legionario (infanteria pesada), mientras que los otros, posiblemente sean de tropas auxiliares (infantería ligera).

Lo de barcera, que deriva a barquera, hay que entenderlo, no como una señorita que lleva una barca, cosa improbable en la época medieval, sino al sitio de las barcas, vamos el puerto, más cuando el puerto en la desembocadura de río o ría, es el sitio de transbordo entre los barcos de la mar y las embarcaciones fluviales, que movían la mercancía en esa área de influencia.

Tambien me atrevo a fijar la fecha del trazado del puente de la Maza (26 AC.), que sería la fecha de constitución del acantonamiento romano, coincidiendo con las guerras cántabras, pues Augusto, viendo que no presentaban batalla campal, decide actuar como en una cacería, pero para ello necesita una vía costera, que una los distintos caminos de cresta, por los cuales ellos se introducían en el territorio y solo el escaso control en ese momento, de la zona costera, les hace construir un puente de la longitud del de la Maza, durante mucho tiempo el más largo de España y continuarlo con el del Peral, hoy desaparecido y que pasaba a través del destacamento instalado en una península que separa los dos brazos de la ría.

Sin estos puentes, San Vicente no habría existido y hacerlos por el trazado que se hicieron, no tiene ningún sentido civil, pues haciendolo por el fondo de la ría, hubiera servido un puente de dos arcos, como el que hay ahora, debajo del viaducto de la autovía en el río escudo; y el del peral, con haber seguido por la península, en la que esta San Vicente en dirección oeste, por el sitio denominado “las calzadas”, solo tendrían que haber construido un puente de un vano.

Por otro lado, los romanos ya habían demostrado su capacidad, al construir Julio Cesar, un puente en 10 días, para pasar el Rhin.

Por cierto, el río escudo, nace y muere en San Vicente; nace en San Vicente del Monte, zona que controlaría el acceso de los cántabros a la zona costera, lo cual convertiría a esa sierra en un escudo que defendería la costa y muere en San Vicente de la Barcera o Barquera (el puerto), que sería toponímicamente hablando pariente de Barcelona, que sería barcas grandes o largas y no tiene que derivar de Barcino, sino ser lo mismo, pero con otra expresión (a los de San Vicente del Monte, no se les llama montañeses, sino montiegos).

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario