Aquí sigo.

Para ir abriendo el “apetito” miren este artículo. Abstenerse depresivos.

Algo de esto se verá, pues no todas las partes de esta España saldrán igual, de esta crisis.

Lo que me ha impresionado más, es que nadie se ha molestado, ni por robar los libros de la biblioteca de la foto.

En los años setenta, España tuvo una eclosión de robo de libros y eso me causa más impacto.

Volviendo a la actualidad, se va corroborando que vamos  hacia una revolución, no por lo que roban, sino porque no son capaces de hacerlo discretamente, lo que nos da la talla de los personajes y teóricamente son ellos, los que tendrían que dirigir el barco hacia ese mundo que esta surgiendo.

Algunos dicen que Irlanda esta saliendo, pero la realidad es que sigue hundiéndose; los bancos extranjeros hacen las maletas y los de dentro, o están muertos o zombies. Lo único que les funciona bien, es ser un centro mundial de evasión fiscal empresarial.

Los bancos de aquí, algunos pueden aguantar; se habla de 6 o 7. Hagamos una lista.

Los dos grandes BBVA y Santander. Las dos cajítas supervivientes  Caja Ontinyent y Caja Pollença, que por seguir siendo pequeñas, no las afectó el “virus”. Una o dos entidades entre las cajas rurales y las cooperativas de crédito.

Nos quedan dos entidades de tamaño mediano. Apuesten……..

El Santander: una de cal y dos de arena.

La de cal: La financiera de coches en EEUU “Financial drive” va como una moto y ha conseguido ser la financiadora de GM. Y en espera de su salida a bolsa.

Las de arena: sigue sin reconocer las perdidas de la red Santander en España, haciéndose cargo el grupo de las provisiones.

Seguir creciendo en UK. No les interesa ser el primer banco de Inglaterra, eso lleva muchas servidumbres, aunque les facilite su salida a bolsa.

 

Lacharola.com

Egui:  historia@lacharola.com

Acerca de Egui

Un maestruco en activo, con 33 años en activo y de momento y aunque parezca mentira, sin idea de jubilarse; cuido de una enorme finca y tengo una biblioteca. Como todo, la información caduca. Ya estoy jubilado con 38 años de servicio
Esta entrada fue publicada en La Gran depresión del 2008. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario