Me gustaría escribir más, pero….

el seguir las noticias me agota; así que a veces me pongo a escribir, cuando cae una noticia en mi mano.

Tengo comentado, que reunir dos mierdas (aunque una sea más grande que otra), lo único que origina es una más grande, así que tenemos que aprender de los ingleses; unieron HBOS y Lloyds; este último estaba un poco mejor que el otro, pero no tanto como para salvarlo; consecuencia: el gobierno de Su Majestad, tiene un problema ahora, más gordo; el banco no puede estar en el campo privado, pues las posibilidades de reparto de dividendo, se situan en la próxima centuria.

¿Porque tenemos que aprender?- Porque se intenta hacer lo mismo, con las cajas de ahorros; fusiones, aunque parece que se pide la participación del fondo de garantías y aunque lo dan por sentado, el que se queda sentado es el menda, porque o es una intervención o es una fusión.

Hagánse las cosas con cabeza y sentido común, sino puede que rueden muchas cabezas; los que me siguen, saben que pronostico una revolución suave pero profunda ( ¿o no lo es que EEUU nacionalice bancos?); pero no descarto, que se rompa la calle, sobre todo despues de ver tantas imbecilidades; aquí no “hay que aumentar las contradicciones del sistema”, él se basta solito; no solo lo digo yo, lean esto y su traducción gloogleriana.

Como soy de Cantabria, voy a reflexionar, sobre las estructuras financieras de aquí: Banco de Santander y Caja Cantabria. Sobre el banco, solo tengo que decir, que puede salvar su situación y de paso ayudar al resto, porque un destrozo de él o de su vecino BBVA, arrastraría al país; una intervención pública (necesidad económica o faról político) en forma de nacionalización, sería aprovechado por estados como argentina y otros más serios, para quedarse con una parte del pastel, sin soltar un duro, mientras que las deudas perseguirían al titular del nombre.  Una aproximación la tenemos con Fortis y su desmembramiento.

Con el grande, la capacidad de maniobra, si se tuercen las cosas es muy pequeña, por su enorme tamaño y como dije en otro momento, si el problema es la imagen económica de España, tendría que aposentar sus reales en otro país de zona euro, sólido y grande; a esta imagen, solo responde Alemania, muy buena economía y unos bancos destrozados. ¿Por favor, no descarten una posible bicapitalidad? Paseo de Pereda- Boadilla de Munich.

Donde hay algo más de juego, es con la caja; aunque fuera bien, las posibilidades de salir adelante serían muy pequeñas, como caja.

Si está bien, sería candidata para fusiones, con lo que dejaría de estar bien, pues en ningún momento, se habla de capitalizar (a menos que esa sea la función que se le pide al fondo de garantías).

Otro problema sería el efecto arrastre; un grupo de cajas es intervenido y el fondo de garantías, devuelve dentro del plazo de los 6 meses, los depósitos.

Por un lado, vaciaría el dinero del fondo (de las cajas), los bancos se negarían a participar con su fondo (lógico) y crearía graves dudas, sobre la capacidad del fondo para garantizar los depósitos.

Por otro lado, si apuran los 6 meses, que tiene el fondo, para devolver los depósitos, pueden provocar una fuga masiva de depósitos de empresas y particulares, que no pueden esperar ese plazo.

Imaginemos, un tipo intermedio; no está muy tocada, pero de dificil supervivencia.

Si se tiene un poco de plazo, sería bueno para allegar recursos y la salida sería convirtiendola en un banco, con base accionarial, de los propios empleados y otros inversores; llegado el momento, se solicitaría la intervención del fondo de garantía (convendría no ser el último- adivinen por qué) .

Se entraría a la licitación de las sucursales y los depósitos; paralelamente, podría segregarse algunas sucursales, para que continuasen como cajas de ámbito, municipal; para esto último, podría encontrarse suficiente financiamiento público, como para realizarse.

La plantilla, reduciría el sueldo fijo a la mitad del actual y la otra mitad, con cargo a la mitad de los beneficios, hasta que se normalizasen; vamos, una especie de Monte Mayor de los pesqueros.

¿Porqué, no todo el dinero público y así seguir como Caja? Simplemente, no lo hay; esta crisis, nos va a enseñar, que no hay DIOS Mercado, pero tampoco Dios Estado; tanto lo uno, como lo otro, van a  encontrar sus límites, con esta crisis.

¿Veremos a los pacientes, llevar su toalla al hospital público? ¿Qué puede pasar, cuando se pagan facturas a 500 días y hay riesgo de impago?

 

Esta entrada fue publicada en La Gran depresión del 2008. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario