Empiezan a ver el problema sistémico

Hace ya unos dos años, comenté con gente de mi entorno, la posibilidad de una quiebra institucional en España; por lo visto, otros han tenido más prisa, pero ya la tenemos sobre la mesa.

Todavía no ven, que no es sólo un problema financiero o económico; este va a caballo de otros problemas más profundos, pero como se decía antes “doctores tiene la santa madre iglesia”.

Vean este enlace; si después de esto,no entramos en la idéa de una revolución, señores, entonces preparémonos para lo peor; esta revolución que se acerca, va a ser como el último sutnami, palabra que ya se usa en economía mucho; si estas preparado, miniminizas los daños y estas preparado para el día despues; en caso contrario, al igual que los peces del sutmani, se vieron sometidos a una dieta de engorde, nuestros peces, pasarán por igual dieta.

Hasta ahora, todas las recomendaciones de los economistas, incluyendo el nuevo premio nobel, hablan de incentivar la economía; están tirando de manual, pero esta parece más “digital”. Me suena a dar un vaso de agua, al que acabas de sacar ahogado de la piscina. Sácalo, reanímalo y después  le tapas y le dejas descansar. 

Señores/as- lo mismo; si la crisis es de exceso de consumo, por los créditos, habrá que pasar a otro nivel, o ¿es que vamos a dejar dinero a Islandia, para que sus jóvenes banqueros sigan emborrachandose con botellas de champagne de 1000€, con la idea de que no puede caer el consumo de ese país?

Aquí, todavía se oye a alguno con parkinson cerebral, intentar mantener la actividad constructora con viviendas de protección oficial, tanto desde los políticos, como desde los constructores y promotores, que todavía no se han enterado, que están muertos.

Es muy feo, ceñir muy duro las cosas, pero el ejemplo de Argentina es peor; acaba de firmar, sin saberlo, el convertirse en una provincia “de hecho”, de Brasil.

Hay que buscar, las causas y el destino del proceso; garantizar techo y comida; apoyar a las que han acertado, por suerte o por trabajárselo; recuperar equipos eficientes, que han caído y prepararnos para una travesía del desierto, que incluirá que 1millón de españoles tengan que expatriarse a la fuerza, para encontrar trabajo. Hay que plantearse, antes de que salgan, su retorno, si no queremos tener una brutal fuga de cerebros. Islandia corre el peligro de desaparecer, por que su juventud se va a ir, con la crisis; y de eso, nadie estará a salvo.

¿Que negro y cenizo soy? Yo no llevo a reparar mis zapatos y es lo que pienso y veo y todo lo que va ocurriendo lo veía venir; y viene en el peor de los escenarios posibles.

Miradlo desde otro lado; es el momento de los grandes cambios. Mientras las cosas funcionan, no se tiran.

Sentimos morriña y prevención ante lo sustitutivo, pero terminamos haciendonos a ello, como con los zapatos nuevos.

Esta entrada fue publicada en La Gran depresión del 2008. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario