Repican las campanas……

Si, repican las campanas, pero ya no entendemos su mensaje; no sabemos si es toque de muerto, llamada a misa, o toque de arrebato (una especie de toque de alarma).

Algo parecido nos ocurre, con la economía; está tocando arrebato y la gente cree que llaman a misa.

La situación es curiosa ( por así decirlo); un gran país (EEUU), tiene que covencer al mundo, de que sigue al frente del mundo y me parece que ya no lo está. Para volver a coger ese puesto, tendrá que revisar muchas cosas.

Cuando se hizo con las dos grandes aseguradoras, gesticuló mucho, diciendo que iba a inventir 100.000M$ en cada una, pero la realidad es que no puede; en cambio, van a Japón a tranquilizar a los inversores. Veamos.

Durante muchísimos años, EEUU ha vivido a crédito, tanto a nivel individual, como a nivel de país; mientras la disponibilidad de dinero era alta, el mercado se peleaba por tener un cliente con ese nivel de garantía; pero las deudas, deben de ser coyunturales, no crónicas, así que cuando la situación del mercado cambio, empiezan a encontrar alguna reticencia a invertir en bonos americanos; necesitan calmar esas reticencias, porque si dejan de comprar bonos, dejarían de cuadrarles las cuentas.

A esto añadan, el déficit fiscal y tener que apuntalar al sistema financiero.

Si el gobierno, emite deuda interna, se le caería el consumo (al contrario de los cheques fiscales); y la deuda externa, juega con la credibilidad. De momento, la conserva, pero estimo, que tarde o temprano, la perderá, si no justifica una línea clara a los prestamístas externos. Sus empresas financieras, ya han perdido la credibilidad. Como ejemplo Lehman Brothers; una empresa coreana, quiso comprarla; el banco central coreano, dudaba seriamente de la credibilidad del banco americano y el hundimento en bolsa (en 3 días un 70%), confirmaba las dudas del banco central, pues ni los propios americanos, le creían.

A partir de ahora, las empresas de EEUU, tendrán cerradas las facilidades financieras que tenían hasta ahora; hace unos meses, las grandes entidades financieras (europeas y americanas), que presentaban cuentas con perdidas, lo hacían con acuerdos de participaciones accionariales, por parte de fondos de inversión de Singapur o del golfo arábigo; hoy día, exigirían la compra de la empresa, con un aval del gobierno, que les protega de parte de los fallidos ocultos.

Esto va a llegar a España. Este verano, se intentó emitir deuda a 15 años y el mercado respondió, que al 5% y se abandonó. Se ha emitido letras del tesoro, pero estas son más deuda interna, con lo que se conseguiría es reducir el consumo.

En situación normal, cualquier déficit (local, autonómico, central), era cubierto con un crédito o con una emisión de deuda, pero por un lado, las entidades financieras no disponen de la liquidez de antes y por otro lado, la credibilidad de las instituciones, irá en proporción inversa al número de peticiones y a la cantidad de dinero. Si un alcalde pide un préstamo y tienes sobrante de dinero, no te lo piensas dos veces; pero si tienes 50 alcaldes y tres autonomías, pidiendo préstamos y con cuantías serías, te pones en situación de alerta y empiezas a discriminar. Cuidado, que aquí el tamaño, puede jugar en contra. Un gran ayuntamiento, con una gran deuda y con déficit fiscal, lo va a pasar peor, que un pequeño ayuntamiento, sin deuda y con un déficit fiscal equivalente, porque no es lo mismo, pedir 5, que 500, cuando hay escasez. Aquí los bancos, funcionarán con criterios de riesgos y disponibilidad crediticia, pero las cajas, pueden encontrarse, con fuertes presiones políticas, para efectuar esos préstamos, lo que puede poner en entredicho la supervivencia de esas entidades.

AVISO- esta vez las fusiones no tapan problemas y puede ocurrir, que en vez de tener problema una, lo tengan las dos o tres fusionadas. Si una de ellas tiene liquidez y buena gestión, tendrá que repartir la liquidez y en cambio, no estará tan claro que imponga esa gestión y el tiempo que tardaría en llevarla a efecto. Solo sería interesante, si es para hacer una reestructuracción brutal( juntar 3 cajas, para eliminar el 50% de oficinas y plantilla, por redundancia. ¿Quién se atreve?……..

Acerca de Egui

Un maestruco en activo, con 33 años en activo y de momento y aunque parezca mentira, sin idea de jubilarse; cuido de una enorme finca y tengo una biblioteca. Como todo, la información caduca. Ya estoy jubilado con 38 años de servicio
Esta entrada fue publicada en La Gran depresión del 2008. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario